Bajo uno de los cielos más hermosos del mundo se encuentra La Palma, una pequeña isla del Atlántico situada al norte del trópico. Tiene un clima húmedo, una primavera perenne y es la más verde de las Islas Canarias, además de ser el lugar con el aire más limpio del planeta. En sus paisajes encontraremos numerosos cursos de agua, cascadas y senderos perfectos para practicar trecking. Una de las peculiaridades de la isla es que mientras una mitad es increíblemente verde, la otra tiene un clima muy seco, de manera que podremos ir andando desde el bosque más denso hasta los duros paisajes volcánicos, cambiando radicalmente el entorno en el que nos encontramos en tan sólo unos pocos kilómetros. No muy explotada turísticamente, La Palma ha sabido mantener su esencia natural, con una exuberante vegetación de palmeras, cactus, laurel-Silva, pino canario, bananos, flores y frutas tropicales.